EL QUE SE METIÓ EN EL COCHE

Estaba muy mala noche, llovía fuertemente y el tipo iba caminando al a intemperie. Cuando pasó un coche no se lo pensó y saltó para meterse dentro. Se sorprendió que no iba nadie dentro del coche y se puso a rezar cuando llegaron curvas. Trató de mover el volante durante varias curvas pero finalmente se tiró del coche. Horas después del susto encontró un bar y se fue a tomar algo. Nada más entrar un tipo le dice a otro: -Mira Pepe, ese es el tipo que se montó en el coche cuando lo veníamos empujando