EL TIPO QUE SE APRENDIÓ LA GUÍA

-No te lo vas a creer pero ya me aprendí la guía de teléfono de Madrid. -¿En serio, toda de memoria? -Pues claro, no te parecería que iba a entenderla y razonarla también.